comparte
Últimos temas
» Mms Solución Mineral Clorito De Sodio Dióxido De Cloro 120ml
Dom Sep 06, 2015 2:10 pm por Admin

» Protocolo lavativa vaginal
Dom Sep 06, 2015 11:36 am por Admin

» materiales
Dom Sep 06, 2015 11:30 am por Admin

» CDS en Mexico
Dom Sep 06, 2015 11:20 am por Admin

» Nuevo Protocolo para el cuidado de laPiel
Dom Sep 06, 2015 11:15 am por Admin

» Protocolo General Nuevo
Dom Sep 06, 2015 11:08 am por Admin

» venta de agua de mar en mexico
Dom Sep 06, 2015 10:11 am por Admin

» No dejes que el vitíligo te amargue la vida, cúrate ya!!!!
Mar Mayo 05, 2015 9:32 am por chulles

» Aprende como generar dinero por internet y cuál es tu potencial de ingresos!!!
Mar Mayo 05, 2015 9:31 am por chulles

Estadísticas
Tenemos 320 miembros registrados.
El último usuario registrado es Frank 7.

Nuestros miembros han publicado un total de 411 mensajes en 353 argumentos.
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 48 el Dom Ago 30, 2015 3:10 pm.
dale click
twitter

beneficios del agua de mar

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

beneficios del agua de mar

Mensaje  Admin el Lun Feb 10, 2014 12:39 pm

El agua de mar contiene los 118 minerales de la tabla periódica, en la proporción justa y adecuada para nuestro organismo, biodisponibles y de carácter orgánico y, no químico, porque sobre ellos actúa el fitoplancton y el zooplancton que contiene.

El agua de mar tiene un pH de 8,4 por lo que alcaliniza nuestro medio interno o sistema básico, donde viven, como si de un acuario se tratase, nuestros 100 trillones de células, de cuya calidad del agua dependen todas sus funciones, según se ha explicado en el apartado Nº 1.
El agua de mar es la mejor medicina preventiva. Un pH equilibradamente alcalino se sitúa entre 7,37 y 7,47. Si es inferior a 7,37, se puede considerar un pH ácido, lo que aumenta los radicales libres que son hidrogeniones o iones de hidrógeno (H+), responsables del envejecimiento celular, de la inflamación, del dolor asociado y de la enfermedad. El agua de mar proporciona oxhidrilos o antioxidantes (OH-) que neutralizan a los radicales libres, eliminando la acidosis orgánica y restableciendo la alcalinidad. Dos iones OH- forman una molécula de agua (H2O), liberando un átomo de oxígeno en cada reacción, oxígeno necesario para mantener el pH alcalino y una temperatura constante de 36,5 ºC, condiciones que mantienen la salud celular y, en consecuencia, la de todo el organismo. Por todo ello, el consumo agua de mar es medicina preventiva.
El agua de mar es desintoxicante. Un enfermo es una persona deshidratada. La simple ingesta de una mayor cantidad de agua dulce, que es alcalina, puede ser suficiente para aliviar una enfermedad. Cuando rehidratamos el organismo con agua de mar (pH alcalino de 8,4), los radicales libres son neutralizados como ya hemos visto y son arrastrados hacia nuestros filtros: pulmones, hígado y riñones y excretados a través del sudor, la orina y las heces, desintoxicando el organismo.
El agua de mar proporciona una eficaz auto-reparación cuando hacemos un ayuno hídrico. Al beber agua de mar durante el ayuno, se mitiga la sensación de hambre porque hay nutrición celular que inhibe la señal de alarma que envía el hipotálamo en casos de desnutrición o cuando nos alimentamos con comida basura. Con el ayuno hídrico marino, por el carácter alcalino del agua de mar, favorecemos la eliminación de los radicales libres (H+), previniendo el envejecimiento celular.
El agua de mar nos proporciona ácidos nucleicos, ADN, ARN, aminoácidos esenciales, proteínas, grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, hidratos de carbono, vitaminas, fitoplancton, zooplancton, larvas, cadenas de carbono,  así como millones de virus y bacterias indispensables para la vida.
El agua de mar previene la obesidad, la gran pandemia de los países desarrollados y causa de innumerables enfermedades. Nutre a las células, por lo que anula la señal de hambre celular que nos provoca la necesidad imperiosa de comer. La deficiencia de minerales orgánicos en el organismo provoca la desnutrición celular. Se puede ser obeso y estar desnutrido. El agua de mar restaura esa deficiencia mineral mediante su ingesta diaria.
El agua de mar previene la osteoporosis. La falta de vitaminas, minerales y micronutrientes acidifa el organismo. Para neutralizar el medio ácido que se ha creado con una alimentación inadecuada, el organismo utiliza todas sus reservas de calcio. Si este problema permanece en el tiempo, acabará incluso con el calcio de nuestros huesos provocando osteoporosis. El agua de mar neutraliza la acidez y recupera la alcalinidad, manteniendo intactas las reservas de calcio.
El agua de mar combate la artritis, por la misma razón del apartado anterior. Una buena reserva de calcio, favorecida por el consumo habitual de agua de mar combate la acidificación que ataca fundamentalmente a los cartílagos y a los meniscos de las articulaciones.
El agua de mar potencia y normaliza nuestro sistema inmunológico al proporcionarnos minerales indispensables para nuestras defensas como son el cobre, manganeso, selenio y cinc.
El agua de mar evita mutaciones indeseables en el ADN por su contenido en cinc en combinación con las reservas de calcio en un medio alcalino.
El agua de mar es un suero polivalente, orgánico y natural que previene todas las enfermedades y no el suero químico monovalente e inorgánico con el que millones de enfermos son tratados endovenosamente en hospitales de todo el mundo.
El agua de mar utilizada como plasma marino, adecuadamente tratada con filtros de porcelana, puede sustituir perfectamente al plasma sanguíneo, según la investigación científica con transfusiones completas en animales llevadas a cabo por René Quinton, que realizó varios experimentos en el Collège de France y cuyos resultados resultan impresionantes. Al reemplazar con agua marina la sangre de un perro, el animal se recuperó por completo y a los dos días mostró una vivacidad aún mayor que la que normalmente tenía.
Este experimento fue repetido por otros investigadores, como el doctor Ángel Gracia, con los mismos resultados. En 1975, en el Departamento de Fisiología de la Facultad de Medicina de la Universidad de La Laguna (Santa Cruz de Tenerife), se llevaron a cabo experimentos con varios perros, bajo los Protocolos de la Comunidad Europea, con agua isotónica. Los resultados fueron satisfactorios y los perros se recuperaron perfectamente. En diciembre de 2003, en la misma Universidad de La Laguna, se practicaron el desangrado de diez perras y se les trasplantó esta vez agua hipertónica como plasma sanguíneo, es decir, recogida directamente del Océano Atlántico, recuperándose todas perfectamente y sin ningún problema. Del mismo modo, en la facultad de biología de Barcelona se ha comprobado que el suero marino es sustituto del plasma sanguíneo.
En la universidad de Antioquía, institución académica de educación superior más importante del departamento de Antioquia y la universidad estatal más antigua de Colombia, reconocida por ser una de las mejores universidades del país, se ha utilizado agua de mar en transfusiones de emergencia con excelentes resultados.
Durante la Primera Guerra Mundial, el ejército francés empleó agua de mar para compensar la pérdida de sangre de los heridos en combate. Quinton demostró experimentalmente que los glóbulos blancos sobreviven perfectamente en el agua del mar, lo cual hasta la fecha, no se ha podido lograr en ningún otro tipo de medio, incluyendo el suero artificial que se viene utilizando en nuestros hospitales y que básicamente está compuesto de agua y cloruro de sodio. Todas estas evidencias científicas demuestran que el agua del mar, que contiene los 118 elementos de la tabla periódica, es más eficaz que el suero químico proveniente de la poderosa industria farmacéutica.
El agua de mar tiene poder curativo porque aporta una recarga hidroelectrolítica al organismo, reequilibra la función enzimática, favorece la regeneración celular y proporciona una correcta homeostasis celular (equilibro electrolítico celular con su medio ambiente –sistema de Pischinger- controlando la temperatura y el pH).
El agua de mar previene la caries dental por su contenido en flúor, boro, fósforo y magnesio que fijan el calcio en nuestros dientes en forma de citratos, carbonatos o fosfatos. Después del cepillado, enjuagarse la boca con agua de mar manteniéndola un par de minutos y haciéndola llegar a todos los rincones, paladar y encías. Una vez isotonizada con nuestra propia saliva, se puede tragar a continuación.
No confundir el flúor orgánico, naturalmente presente en el agua de mar con el flúor químico que añaden al suministro de agua en algunos países, que se incorpora como beneficioso en algunas aguas minerales o que forma parte de la mayoría de dentífricos del mercado. Se trata de un residuo altamente tóxico procedente de la fabricación de aluminio e ingrediente habitual de los productos matarratas, según explica el neurocirujano Dr. Russel Blaylock en una entrevista en la que expone los peligros de ésta y de otras toxinas y que podéis ver haciendo clic en el siguiente enlace:
Entrevista al doctor Russel Blaylock (clic aquí)
El agua de mar combate el mal aliento. Por la misma razón anterior, teniendo una buena higiene bucodental con agua de mar utilizada como dentífrico, realizando largos colutorios en toda la cavidad bucal y haciendo llegar este agua a nuestro intestino, se elimina el mal aliento y sus desagradables consecuencias.
El agua de mar limpia el colon. Utilizado como enema, es la mejor solución que podemos utilizar, en su fórmula isotónica, para la limpieza de colon, con todos los beneficios que esta técnica depurativa y desintoxicante conlleva.
A través del intestino grueso se absorben todos los líquidos procedentes de la digestión de cada comida que realizamos a lo largo del día. Se trata de unos 5 litros de agua y líquidos biliares cada vez que comemos. Este agua va directamente a nuestros filtros: hígado, riñones, pulmones. El paso a través de las paredes del colon, cubierto de placas de deshechos adheridos a ellas, convierte este agua en una infusión fecal que atasca e intoxica nuestros órganos.
La limpieza de colon con agua de mar o hidroterapia marina de colon, se convierte en uno de los procesos desintoxicantes más importantes, junto con los baños de agua con sal marina, éstos últimos magníficamente fundamentados por el oncólogo pediátrico Dr. Martí Bosch, en la siguiente charla cuyo enlace os pongo a continuación y que ya he citado en mi blog en otra entrada, pero que considero conveniente nombrar de nuevo por su sencillez e importancia:
Conferencia Dr. Martí Bosch (clic aquí)

El agua de mar tiene efectos diuréticos y laxantes, por lo que es beneficiosa para personas que padecen obesidad e hipertensión.
El agua de mar neutraliza la acidez de estómago y es un remedio eficaz en personas que sufren esta patología de manera crónica. Sustituye al bicarbonato sódico y se puede utilizar toda la vida sin contraindicaciones.
El agua de mar, por su contenido en cloro, alivia la pesadez de estómago en digestiones difíciles debido a un exceso de comida. Un vaso de agua de mar después de comer facilita el proceso digestivo en estos casos.
El agua de mar previene y combate la sinusitis, la otitis y la gingivitis. Por el fenómeno de ósmosis (equilibrio de concentraciones salinas a través de una membrana permeable), el agua de mar absorbe el agua de los tejidos nasales congestionados.
El agua de mar combate los pólipos y fibromas vaginales. Simplemente basta sumergir la vagina en agua de mar 4 veces al día, durante 20 minutos.
El agua de mar combate la rinitis alérgica. Consumiendo agua de mar de forma habitual, remite hasta desaparecer al igual que otras alergias alimentarias.
El agua de mar mejora los resultados, la capacidad y la resistencia en deportistas de alto rendimiento y en aquellos que practican deportes que requieren una rápida recuperación electrolítica, como maratón, Iron Man, etc.
El agua de mar supera con creces a la ganadería y agricultura ecológicas. Agricultores y ganaderos que utilizan el agua de mar para sus cultivos y para su ganado, así lo atestiguan y demuestran, al evitar el uso de fertilizantes químicos, plaguicidas, vacunas, antibióticos, hormonas de crecimiento o desparasitaciones químicas. Esto supone un gran ahorro económico en sus explotaciones, ya que el agua de mar es inagotable y gratuita.

Admin
Admin

Mensajes : 282
Fecha de inscripción : 12/06/2010
Edad : 46

Ver perfil de usuario http://mms1.mexico-foro.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.